Los sistemas de aire comprimido son sistemas complejos y a menudo ‘crecen con el tiempo’. El uso de indicadores KPI significativos, mantienen informados a los operarios, así como a gerencia. Esta la gestión energética puede hacerse constructivamente. Dado que hasta el 85% de los costos totales de un sistema de aire comprimido constituyen a costos de energía.

La norma ISO 50001 representa las más recientes mejores prácticas en gestión de la energía a nivel Internacional, está basada en normas nacionales y regionales existentes y ha sustituido a la norma EN 16001 desde 2012.

La eficiencia del compresor

Para determinar la eficiencia tenemos que:

  • Valorar los compresores y optimizar su uso.
  • Optimizar el sistema de control / el perfil de carga.
  • Evaluar la mejora de rendimiento / del sistema.

Normalmente las plantas presentan una tasa de fugas del 20-30% de la capacidad productiva de aire comprimido. En sistemas bien mantenidos, dicha pérdida puede reducirse a menos del 10%. Utilizando caudalímetros en distintos puntos en el sistema, implementado esta solución podemos

  • Detectar y reparar roturas o fugas.
  • Evitar las pérdidas de explotación.
  • Evitar que el compresor funcione durante períodos prolongados.
  • Reducir las tareas de mantenimiento y el aumento del tiempo de parada no planificado.
  • Evitar tener que añadir capacidad del compresor innecesariamente.

Permitamos ayudarle con esta y otras soluciones