Comenzando esta nueva normalidad y reactivación económica y de operaciones después de una fuerte parálisis mundial, es trabajo de cada compañía asegurar que la salud de su fuerza laboral no se vea comprometida por empleados que puedan ingresar el virus a sus instalaciones. La fiebre, por ejemplo, es uno de los principales síntomas de infección por COVID-19 es por ello que la necesidad de monitorear la temperatura corporal de cada uno de sus empleados se vuelve un requisito prioritario.

Nuestro portafolio de cámaras termográficas puede identificar de manera inmediata a una persona que presente temperatura alta gracias a su tecnología ya sea por imágenes en multitudes o individuales.

La cámara infrarroja Optris PI 450i T010 se puede combinar con la fuente de referencia ambiental dedicada BR 20AR que esta equipada con un sensor de temperatura digital con una precisión de +/- 0.1 °C. Es capaz de grabar y capturar imágenes térmicas de tiempo real a alta velocidad con una frecuencia de imagen de 80 Hz

 

¿Qué ventajas obtiene adquiriendo nuestra solución en detección de temperatura corporal?

  • Detección de empleados y/o visitantes con temperaturas elevadas.
  • Fácil instalación y operación del sistema de inspección.
  • Señal de alarma cuando la temperatura de la piel alcanza el valor de alarma predefinido.
  • Las imágenes térmicas de los sospechosos de fiebre pueden almacenarse automáticamente.
  • Software incluido
  • Resolución de 382 x 288 pixeles 40 mK (PI 450i)

 

Parámetros importantes

  • Rango de temperatura: desde -20°C hasta 1.500°C (opción)
  • Rango espectral: 8 hasta 14 µm
  • Frecuencia de imagen: 80 Hz
  • Medidas: 46 mm x 56 mm x 68 – 77 mm