Uno de los recursos que tienen mayor impacto en las operaciones mineras es sin duda el agua, hoy en día, su poca disponibilidad se debe a varios factores, como la creciente demanda de agua para consumo humano y también para el sector industrial en general, así como el decremento de las leyes de mineral en los nuevos yacimientos, lo que hace que se aumente el uso de agua en los procesos para poder obtener los mismos resultados.

Las compañías mineras por lo tanto deben de mantener un buen manejo del agua, donde se recicle, reuse y se mantenga un monitoreo constante del agua de proceso, para prevenir posibles derrames que puedan afectar al medio ambiente y a las comunidades aledañas.

El buen manejo de este recurso también representa para las operaciones mineras la sustentabilidad de sus operaciones, tanto en poder mantener una producción eficiente, así como en la parte del impacto social y el estricto cumplimiento de las regulaciones gubernamentales.

Algunas de las acciones que se han tomado para eficientar el uso de este recurso natural son aplicadas directamente en el proceso, como por ejemplo, la utilización de filtros prensa para recuperar agua de los jales antes de depositarlos en las presas, este método puede llegar a recuperar entre el 20 y el 60 por ciento del agua contenida en el lodo con el que es alimentado el filtro.

El tener un buen control sobre los pozos de agua fresca, permite la regeneración de los mantos acuíferos y el monitoreo constante de los parámetros de calidad del agua, que tiene como objetivo primordial, el cumplir con los estándares para la protección al ambiente y a las personas.

Como siempre le agradezco por su lectura y quedo a sus órdenes para cualquier información sobre soluciones en deshidratación de lodos, así como en el control y telemetría de pozos.