En la gran mayoría de las operaciones mineras se lleva a cabo un proceso por medio del cual se separan los valores de otros materiales llamados colas o “tailings”, y en otros casos se separa el concentrado con valores del agua para su recuperacion, ambos procedimientos se llevan a cabo dentro de un equipo llamado espesador, en este artículo veremos de manera sencilla su funcionamiento y los parámetros de control necesarios para su correcto funcionamiento.

Las partes de un espesador son las siguientes:

  1. El tanque, esta parte es por lo general un cono invertido con un diámetro mucho más grande que su altura para ayudar al movimiento de los sólidos concentrados y su descarga por la parte del fondo.
  2. La rastra o rastrillo, este elemento se forma por varillas y se encuentra unido al eje principal, su función es mover la carga de solidos hacia el fondo del tanque y prevenir que esta carga se sedimente demasiado y no pueda ser descargada.
  3. Cono de descarga, se encuentra en el centro del espesador y sirve para descargar los sólidos hacia las bombas ya sean de concentrados o de colas.
  4. Canal de rebose o rebalse, este canal es un anillo que recibe el agua “limpia” del espesador y la envía según sea el caso a proceso o a filtrado.
  5. Mecanismos de elevación y movimiento, estos sistemas mecánicos se encargan de dar la elevación y la fuerza necesaria al rastrillo para que este no se atore en los sólidos y a su vez no levante el material ya asentado.

En cuanto a su funcionamiento el espesador tiene 3 zonas distintivas:

  1. Zona de clasificación, esta zona es donde el agua ya clarificada y separada de los sólidos sube de nivel y rebosa hacia el canal de rebalse.
  2. Zona de sedimentación, es aquí donde está la alimentación del espesador por medio de un recibidor de carga que minimiza la turbulencia y balancea los sólidos de la alimentación con los que ya se encuentran dentro del espesador.
  3. Zona de compresión, en esta zona los sólidos por si mismos se comprimen y liberan agua a la vez que son movidos por el rastrillo.

Una vez dicho esto, podemos comentar sobre los principales objetivos del espesamiento, tales como el tener una alimentación continua y adecuada, que el rebose sea lo más limpio posible y que el producto espesado tenga la densidad requerida al momento de la descarga.

Para poder alcanzar estos objetivos son necesarias una serie de mediciones, que van desde el nivel de altura del rastrillo, hasta la densidad de la salida de los sólidos, y las cuales nos permiten optimizar todo el proceso de espesamiento.

 

 

En este link https://www.mx.endress.com/es/grupo-endress-hauser/casos-exito-endress+hauser/monitorizacion-concentrador-datos-espesador les comparto un caso de éxito sobre la optimización de espesadores de nuestro socio de negocios Endress+Hauser, y me reitero a sus órdenes para cualquier comentario.