Los detectores de gas de la actualidad son muy confiables. Aun así, los modelos más novedosos con sensores de primera calidad pueden sufrir alguna falla, por ejemplo, como consecuencia de influencias externas o por un mal uso. Los filtros o la entrada del sensor pueden estar bloqueados por una acumulación de contaminantes por mencionar un ejemplo. A raíz de esto, las moléculas gaseosas nunca llegan a los sensores. La contaminación de los sensores por sustancias como la silicona también puede producir una pérdida significativa de sensibilidad. Y si un dispositivo recibe algún golpe o cae desde varios metros mientras se usa, los componentes internos pueden resultar dañados.

Las comprobaciones son casi instantáneas

Actualmente, las pruebas de exposición a los gases se han automatizado: basta con colocar el dispositivo de detección de gases dentro de una estación de prueba. Seguidamente, el dispositivo se expone a los gases y, en pocos segundos, se ilumina el indicador verde o (en algunos casos) el rojo. Esta comprobación es un proceso sencillo, rápido y transparente. Una luz verde en la estación de prueba significa que el usuario está listo para comenzar a trabajar. El rojo significa que el dispositivo debe pasar por el taller, y proporcionar otro dispositivo al usuario.

La comprobación como herramienta: Utilizar los datos para mejorar la seguridad

En comparación con lo que ocurría antes, los tiempos de comprobación y el consumo de gas se han reducido considerablemente y los procesos son, a día de hoy, mucho más cómodos. Además, gracias a las modernas estaciones de prueba, las comprobaciones diarias de exposición a gases se han convertido en una valiosa herramienta que contribuye eficazmente a la gestión de la seguridad.

Dräger X-dock®

Facilita enormemente las comprobaciones: Esta estación de prueba proporciona un control completo sobre los dispositivos portátiles de detección de gases Dräger. Gracias a la documentación e informes exhaustivos puede analizar todos los datos fácilmente. Las pruebas de funcionamiento automáticas y las calibraciones con consumo reducido de gas de prueba, así como la menor duración de las pruebas, suponen un gran ahorro de tiempo y dinero.

Ventajas

  • Tan versátil como sus necesidades. Disponible en gran variedad de modelos (XDock 5300/6300/6600).
  • Más fácil que nunca. Introduzca el detector, cierre la cubierta y retírelo cuando el indicador se ponga en “verde”: realizar una prueba con la X-dock es así de fácil.
  • Mayor seguridad gracias a una documentación completa. La X-dock almacena todos los datos relevantes y consulta la información recopilada sobre los instrumentos de detección de gases para evaluaciones posteriores.
  • Reducción automática de costes. Gracias a un flujo de gas reducido (300 ml/min en lugar de 500 ml/min) por módulo, podrá ahorrar en gases de prueba.
  • Importante ahorro de tiempo. Pueden conectarse hasta 10 módulos a la X-dock en cualquier momento, lo que le permite probar varios instrumentos de detección de gases simultáneamente, pero también de forma independiente entre sí.
  • Ventajas adicionales. Manejo a pantalla táctil, pruebas de fuga automáticas, evaluación del tiempo de respuesta del sensor, cartucho de sellado intercambiable, entre otras.
  • Vista general de los resultados. El software adicional “X-dock Manager” le ofrece aún más comodidad: realiza una evaluación detallada de los datos del sistema de calibración y de los instrumentos de detección de gases y presenta esta información en forma de gráficos y estadísticas, lo que le proporciona una vista general de todos los resultados
  • El X-dock Manager ofrece mucho más. Plantillas para informes periódicos, compatible con VLAN, parametrización de medidores de gas mediante plantillas, monitorización de las estaciones en la red, entre otras.