Por: Omar G. Fimbres.

En la minería actual se requiere cada vez más de complejos desarrollos químicos que permitan una mayor eficiencia en el procesamiento de minerales, uno de estos casos es la lixiviación dinámica de oro y plata en donde se utilizan técnicas propias de un laboratorio pero a gran escala.

Como referencia podemos decir que la inversión en estas plantas de lixiviación dinámica puede representar hasta 3 veces más que la inversión en la explotación y descubrimiento del yacimiento, también hay que tomar en cuenta que los costos de la operación de la planta de lixiviación dinámica, y de sus procesos de recuperación de metales, así como el tratamiento de efluentes son elevados, por lo que el uso de este proceso de lixiviación debe tener como base una muy buena recuperación que pueda solventar estas inversiones.

La lixiviación en general se da cuando existe un contacto superficial entre un solvente y un soluble, en el caso de la lixiviación dinámica, el mineral tiene una extensa preparación mecánica hasta llegar a alcanzar granulometrías muy finas, esto solo es posible utilizando un circuito de molienda, además del proceso de trituración.

También es frecuente el uso de plantas de lixiviación dinámica solo para los metales con alta ley, y el uso de la lixiviación en patios para los metales de baja ley alternando estos dos procesos según sea el mineral que se obtiene de mina.

El proceso en si comienza con la molienda del mineral, por lo general en molinos de bolas que  trabajan en un proceso húmedo. Comúnmente se agrega en la molienda cianuro de sodio y cal, para que al quebrarse el mineral  las partículas de oro y plata queden expuestas y la solución empiece a actuar y disolver estos minerales.

En la mayoría de los casos la pulpa que sale del molino se somete a un proceso llamado, CCD (counter current decantation) o decantación en contra corriente.

El sistema CCD de lavado pulpas de cianuro es la introducción de lavado de la pulpa en espesadores en serie. La pulpa se introduce en el primer espesador, y el agua en el último espesador.

El flujo de la pulpa y el agua es  en direcciones opuestas. En consecuencia, la pulpa se vuelve progresivamente más baja en contenido de oro soluble a medida que pasa a la descarga. Por el contrario, el agua añadida en el último espesador pasa hacia adelante, aumentando su concentración de cal, cianuro, y oro. El sistema CCD se utiliza para complementar la filtración.

La torta que sale de los filtros, presenta  aproximadamente  un 10 %  de  humedad. Esta humedad, no es otra cosa más que solución con algo de oro disuelto, que será enviado junto con los sólidos, previa destrucción del cianuro, a la presa de jales.

Por último la solución rica es clarificada, desoxigenada, y el oro precipitado con polvo de zinc muy fino, y de alta pureza.

 El precipitado Zn-Au-Ag, es separado de la solución mediante filtros, luego es secado y enviado a fundición, en donde se obtiene una barra de doré con contenidos de oro y plata principalmente, para enviar a refinación.

La solución con oro disuelto y que no se recuperó, regresa al circuito de lixiviación dinamica.