En algunas plantas mineras se realiza un proceso previo a la lixiviación del mineral, este proceso se denomina aglomeración y consiste en el aumento de volumen al adherir las partículas de tamaño menor con las de mayor tamaño, para de esta manera estabilizar los finos que vienen de trituración, y obtener fragmentos más uniformes llamados también pellets.

 

Algunos de los beneficios que se obtienen de la aglomeración son:

  • Reducción de partículas finas segregadas.
  • Mejorar la oxigenación del patio de lixiviación.
  • Mejorar la velocidad de extracción.

 

El aglomerador es una estructura cilíndrica ubicada de manera horizontal a las bandas transportadoras y tiene una inclinación leve hacia la descarga; este se alimenta típicamente por una banda transportadora que viene desde el circuito de trituración, y sobre la cual se adicionan previamente cal y cemento.

Los parámetros de control que se deben guardar para el óptimo funcionamiento de un aglomerador son:

  • La alimentación de material seco, que puede ser medida mediante un pesómetro de banda.
  • La adicción de flujo del reactivo, que se mide con un flujometro.

 

La humedad del mineral ya aglomerado que típicamente debe estar cerca al 12 %, y puede ser medida con un sensor de humedad en banda, o mediante ensayes de laboratorio.

Con estos parámetros de control se puede optimizar el proceso de aglomeración, teniendo importantes ahorros en reactivos y mejorando la recuperación de mineral, así como el tiempo de residencia en los patios; ya que desde la aglomeración el reactivo empieza a trabajar haciendo el tiempo de lixiviación más corto.

 

Le agradezco su lectura y me reitero a sus órdenes para la optimización de su aglomerador.