Por lo general, los metales que se producen por fusión de mineral requieren ser refinados para aumentar su pureza, y separar los metales preciosos que puedan existir. En este artículo veremos algunas de las operaciones químicas involucradas en este proceso para el caso de la obtención de cobre, estas dos operaciones son:

  • La oxidación.
  • La reducción.

En el proceso de oxidación, se sopla aire al cobre fundido para poder remover de manera selectiva, impurezas como el Fierro, Zinc, Aluminio, Magnesio, y algunas otras como Azufre y Plomo son parcialmente volatizados, otros elementos como el Arsénico y el Antimonio, solo se pueden eliminar con la utilización de fundentes, como son el óxido de Calcio y el óxido de Sodio.

La forma más utilizada para para agregar estos fundentes es por medio de la inyección neumática, donde por medio de lanzas el fundente entra en contacto con el metal de manera directa, lo cual evita que se descomponga y que sea arrastrado en forma de polvo junto con los gases de salida.

Después del proceso de oxidación, se lleva a cabo la reducción ya que una parte del oxígeno queda disuelto dentro del metal y no como gas, cuando baja la temperatura este oxigeno produce oxido cuproso, el exceso de óxido de cobre provoca que aumente el contenido de cobre en el electrolito en los tanques de elctrorefinación.

El principal objetivo del proceso de reducción, es el remover el exceso de óxido de cobre que se encuentra en el ánodo, ya que este se disuelve fácilmente en los tanques de elctrorefinación, donde forma sulfato de cobre y aumenta el contenido de cobre en el electrolito, para llevar a cabo esta operación se emplean agentes reductores que suministran Monóxido de carbono, Dihidrogeno y Carbono.

 

 

 

Le agradezco por su lectura y quedo atento a sus comentarios.