La ciberseguridad permite proteger la información contenida en sistemas electrónicos y redes a través de diversos métodos, estándares y protocolos.

Hoy en día la forma de operar en las industrias es automatizada y utilizando tecnologías IoT que les permiten una mayor eficiencia en sus procesos; sin embargo, sus sistemas están expuestos a ataques informáticos como son hackeos, robos de datos y de identidad.

Los ataques a los sistemas de control pueden generan diversos daños como son interrupción en la producción, calidad del producto, afectación al medio ambiente, entre otros.

Contar con un sistema de ciberseguridad actualizado permite prevenir ataques, determinando las posibles amenazas y llevando a cabo un análisis de los sistemas, teniendo un control en los accesos a sus tecnologías operacionales y además que su conectividad a las redes externas esté protegida.