Reducción de emisión de SO2 en centrales de termoeléctricas.

En cumplimiento de la normativa NOM-085-SEMARNAT-2011, referida al nivel de azufre en los gases de emisión a la atmósfera, las centrales térmicas implantan la tecnología de desulfuración, que desarrolla el siguiente proceso: los gases procedentes de la combustión de carbón en la caldera.

Gracias a este proceso de desulfuración, el SO2 se reduce en un 95%.

Como resultado del proceso, en el fondo del absorbedor queda una capa de yeso.


Los principales parámetros a controlar en este proceso son el pH, la medición de la densidad y el contenido de sólidos en la suspensión. La medición del pH requiere un sistema de medición automático ideal que se adapte a las difíciles condiciones del proceso.

La medición de la densidad de la suspensión de yeso es importante para la eficiencia de los depuradores de gases de combustión. Si se logra una cierta concentración, la suspensión será puesta a tierra. La medición de densidad puede ser proporcionada por el medidor de flujo másico Promass Coriolis o la medición radiométrica Gammapilot.

La medición del pH requiere un sistema de medición automático ideal que se adapte a las difíciles condiciones del proceso. En la planta de desulfuración de gases de combustión (FGD), los gases de combustión se rocían con una suspensión de piedra caliza. El dióxido de azufre (SO2) contenido en los gases de combustión reacciona con la piedra caliza. Se produce una suspensión de yeso inyectando aire. La función de la fregadora FDG es lograr un efecto de desulfuración óptimo, así como una alta calidad del yeso.


Promass – Coriolis flujometro másico

Mide la densidad y la cantidad con un dispositivo (dos señales de salida). Efectivo en suspensiones de yeso agresivas y abrasivas. Precisión de hasta 0.0005 g / cm3 para un mejor control de la planta de desulfuración.

Gammapilot – medición radiométrica

Mide la densidad desde el exterior de la tubería. Sin tiempos muertos. Libre de mantenimiento. No se ve afectado por los medios agresivos.


Memosens – Sensor pH Digital

Un elemento crítico en la medición del pH es el electrodo. Corrientes extremadamente bajas, alta resistencia interna en el electrodo son imprescindibles además del enlace de alta impedancia entre el sensor / transmisor. La presencia de humedad puede afectar negativamente la medición del pH. El uso de la tecnología Memosens revoluciona la transferencia de datos al digitalizar el valor medido en el sensor. La transferencia de datos del sensor de pH al transmisor se realiza digitalmente sin una conexión por cable (sensible a la humedad) entre el sensor / transmisor. La tecnología Memosens guarda los datos de calibración / configuración que pueden simplificar el mantenimiento planificado.

Sistema completamente automático de puntos de medición pH y de redox en todas las industrias.







ECN Automation
ofrece soluciones integrales.


Contáctanos